Las capitales europeas se posicionan para intentar atraer a las empresas que abandonen Reino Unido tras el brexit. Madrid quiere ser una opción atractiva, pero no debería dejarse llevar por unas altas expectativas que no pueda cumplir.

“¿Y si Madrid se convierte en la nueva city financiera del mundo?” No pude evitar pensar automáticamente en las sicav (Sociedades de Inversión de Capital Variable) y su desaparición en comunidades como País Vasco o Navarra. Llámenme pesimista.

Continúe leyendo el artículo en El Debate de Hoy.