La tecnología puede quitarnos el trabajo. Eso dicen muchos expertos, entre ellos, PriceWaterhouseCoopers (PwC), que ha publicado recientemente un informe sobre el impacto de la robotización en diferentes países y sectores. Entre sus conclusiones, duras, el sector financiero es el que se lleva la peor parte en el corto plazo -posteriormente, otros sectores sufrirán más las consecuencias de este fenómeno-. Las conocidas como fintech y los nuevos desarrollos informáticos van a hacer mucho daño en términos de puestos de trabajo. Pensemos en las sucursales y su utilidad actual, las firmas electrónicas, el reconocimiento biométrico y un largo etcétera. Ya lo estamos viendo.

Continúe leyendo en El Debate de Hoy.